mayo 6, 2020

El Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme se sitúa por debajo del 20% del límite legal de emisiones durante la crisis del COVID

by MaresmeCircular in El consorcio

El principal indicador en continuo de la presencia de productos clorados, necesarios para la formación de dioxinas, ha disminuido aún más durante el tratamiento de los residuos sanitarios desde finales de marzo, según el estudio específico realizado por el Eurecat

El Centro Integral de Valorización de Residuos Urbanos del Maresme habría rebajado aún más la generación de dioxinas durante la situación de excepcionalidad generada por el COVID-19. Esta es una de las principales conclusiones del estudio sobre la posible aportación de residuos clorados y la afectación en la potencial formación de dioxinas a través de los equipos de protección individual (EPIs) desechables utilizados en los hospitales de Catalunya durante la gestión de la crisis y que han sido tratados en la planta de Mataró.

El estudio, encargado por el Consorcio para el Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos del Maresme (CTRSUM) al Eurecat, concluye que, de hecho, durante el tiempo que se han tratado los residuos sanitarios se ha reducido la generación de ácido clorhídrico (HCl), el principal indicador en continuo de la presencia de productos clorados necesarios para la formación de dioxinas. Estas emisiones de HCl, que ya antes de la crisis epidemiológica eran inferiores en un 70% el límite permitido, se han reducido en más de un 10% durante las semanas que se ha dado servicio a diferentes hospitales de Catalunya.

El estudio del Eurecat concluye lo siguiente: “No hay evidencias que permitan inferir que la incineración de EPIs procedentes de recintos hospitalarios, sea un factor que puede contribuir al aumento de la generación de dioxinas y furanos en base a la introducción de productos clorados. De hecho, la composición de los EPIs de un solo uso, así como sobre todo los datos de generación de ácido clorhídrico indican lo contrario, que probablemente la incineración de EPIs sanitarios implica una menor aportación de residuos clorados, como el cloruro de polivinilo, en comparación con los residuos incinerados los períodos previos a la crisis del Covid-19. A esto hay que añadir que en su normal funcionamiento las emisiones de la planta ya están por debajo de los valores máximos permitidos “. En este sentido, cabe destacar que la media de las medidas periódicas de emisiones de dioxinas y furanos del Centro 2019 se encuentran 24 veces por debajo del límite legal (0,0042 respecto límite de 0,1 ng / Nm3).

Respecto a la composición de los EPIs, el estudio indica que su composición mayoritaria son los tipos de plásticos no clorados (polipropileno y polietileno de baja densidad) más consumidos a nivel europeo, con casi 20 millones de toneladas al año, y como tales se encuentran presentes habitualmente en los residuos municipales.

Asimismo, el Eurecat recomienda un contacto directo entre la Planta y los diferentes centros hospitalarios para tener una descripción detallada de los EPIs específicos empleados que permitan refinar la caracterización de los mismos, y aprovechar así mismo para hacer énfasis en una segregación y gestión diferenciada, que muy probablemente ya se lleva a cabo, de otros equipos que puedan contener sustancias cloradas.

En contra de la rumorología lanzada desde formaciones que presuntamente velan por una adecuada gestión de residuos, el CTRSUM demuestra una vez más rigurosidad en la gestión, responsabilidad en el servicio público y compromiso con la información veraz en el impacto de la actividad que se desarrolla en el Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme. De hecho, el informe completo del Eurecat, realizado por la Unidad Tecnológica de Residuos, Energía e Impacto Ambiental del Área de Sostenibilidad, se puede descargar íntegramente haciendo clic aquí. Asimismo, los resultados analíticos sobre emisiones, dioxinas y furanos se pueden consultar de manera pública periódicamente, desde el año 1994, en la web del CTRSUM.